Hotel Maisonnave Logotipo del Hotel Maisonnave

Recepción del hotel

Bienvenido a casa


Recién reformado

Calidad, sobriedad, elegancia. calma, calidez, sosiego. Un hotel con alma inspirado en ti, en el que sentir y vivir una experiencia inolvidable.

Reformamos totalmente nuestro hotel en 2013, obteniendo así nuestra categoría actual de 4 estrellas. Durante este proceso hemos supervisado con mimo todos los detalles, hasta conseguir crear las estancias más confortables y ofrecer todas las comodidades posibles a quienes nos visitan. Nuestros clientes sienten como suyos los espacios que hemos pensado especialmente para ellos; por eso repiten, nos valoran y nos recomiendan.

Contamos con una larga y reconocida trayectoria dentro del panorama hostelero navarro. Ya nos hayas elegido por razones profesionales, familiares o de ocio, turismo de congresos, Camino de Santiago o San Fermín… esta es tu casa.

Con el cariño de una familia

Carlos Maisonnave, de padres franceses, nació en 1850. Su vocación hostelera le vino por parte de la familia de su esposa, Francisca Echeverría, que regentaba en la localidad de Villava una de las fondas más conocidas de los alrededores de Pamplona.

En 1912, la fonda de la familia Maisonnave, ubicada en la céntrica calle Espoz y Mina y dedicada a prestar alojamiento y comidas a los viajeros desde 1883, se convirtió en hotel. Treinta y tres años después, los hermanos Alemán, familia de agricultores oriunda del pueblo de Urroz, compraron el Maisonnave por 600.000 pesetas. Dos apellidos, el Maisonnave y el Alemán, permanecen ligados por la historia a un hotel centenario, que conserva la impronta personal, la dedicación al negocio y el esfuerzo constante que caracterizan a ambas familias.

Una historia con carácter propio

Los años 60 fueron testigos de un importante crecimiento de la actividad turística navarra. En 1966 el Hotel Maisonnave fue trasladado a la calle Nueva, ofreciendo en esa fecha 166 habitaciones, dos comedores y un salón para banquetes y convirtiéndose así en un establecimiento puntero y referente que crecía en pleno corazón de la ciudad.

A finales de los años 80, la segunda generación de la familia Alemán acometió la primera de las tres grandes reformas que se han llevado en el hotel en las últimas décadas y que lo han convertido en lo que es hoy en día. La remodelación que culminó en 2013 ha posibilitado la obtención de la cuarta estrella y ha abierto una etapa en la que se apuesta por dejar huella en quienes nos visitan a través de la innovación, la calidad, la alta gastronomía y la atención al cliente de primer nivel.