Oferta Parking y desayuno   Oferta 10% Domingos de Octubre/Noviembre y Diciembre   Oferta Espectáculo + alojamiento 
¡¡Disfruta de un gran desayuno¡¡, Si haces la reserva de la habitación a través de nuestra web, tendrás un 30% de descuento. 
Y si reservas parking también te ofrecemos un 30% de descuento.
 
 

 

 
Si decides venir a Pamplona y alojarte con 
nosotros, te ofrecemos un 10% de descuento en el precio de la habitación durante el mes de Octubre, Noviembre o Diciembre , si te alojas un DOMINGO
¡¡ Ven a visitar Pamplona!!, te sorprenderá por su gastronomía, por su diversidad, por sus gentes, merece la pena¡¡
 
 

 

Esta oferta incluye alojamiento para una o dos personas, junto con la entrada al espectáculo "EL NOMBRE" el 15 y 16/11, y "DON GIOVANNI", el 22 y 24/01, a las 20:00h en Baluarte, 

 

!!!Se lo van a perder!!!

 

 

Reinauguración Hotel 

Maisonnave 2013

 

Opina sobre Maisonnave Hotel

Maisonnave
Los mejores (Hotel de congresos) Pamplona (Iruñea)
 

Artículos

San Fermín

Del 6 al 14 de julio la palabra "fiesta" se escribe con mayúsculas en Pamplona. Llegan los Sanfermines. Cuando el "chupinazo" estalla, la capital se transforma en una explosión de vida. Miles de personas de todo el mundo inundan esta ciudad que se tiñe de blanco y rojo. La calle se convierte durante unos días en un derroche de fraternidad, alegría, música y juerga ininterrumpida al compás de las charangas y las peñas.

El Encierro es el único momento del día en el que la fiesta se contiene y la tensión invade el recorrido minutos antes de que los toros inicien su carrera tras los mozos. Un estallido de sensaciones culmina en la Plaza de Toros. La fiesta continúa con el "caldico", el chocolate con churros, los Gigantes y Cabezudos, el aperitivo, la corrida de toros o los fuegos artificiales, que dan paso a la algarabía nocturna.

Y tras la fiesta... llega la calma. Después de conocer estas universales fiestas, qué mejor manera de disfrutar de ese merecido descanso que acercándose a alguna de las zonas más acogedoras de la geografía navarra. Relájese en los verdes Pirineos navarros, pasee por los frondosos bosques de robles y hayas o báñese en el río. Si lo prefiere, acérquese al sur para disfrutar del calor de sus gentes, de los platos de la huerta del Ebro y de las llanuras bajo un sol radiante.

 

Historia de... La fiesta

Los orígenes de las fiestas de San Fermín se remontan a la Edad Media y están relacionados con tres celebraciones: los actos religiosos en honor a San Fermín, intensificados a partir del siglo XII, las ferias comerciales y las corridas de toros, documentadas desde el siglo XIV. En los inicios, la fiesta conmemorativa de San Fermín se celebraba el 10 de octubre, pero en 1591 los pamploneses, cansados del mal tiempo, decidieron trasladar la fecha original a julio y hacerla coincidir con la feria. De este modo nacieron los Sanfermines. En su primera edición duraron dos días y contaron con pregón, músicos, torneo, teatro y corridas de toros. Posteriormente se fueron añadiendo otros actos como fuegos artificiales y danzas, y se prolongaron hasta el día 10.

Las crónicas de los siglos XVII y XVIII hablan de actos religiosos junto a músicos, danzantes, gigantes, torneos, saltimbanquis, encierros y toros y de la preocupación del clero por los abusos en el beber y el libertinaje de mozos y mozas. También relatan la presencia de gentes de otras tierras que con sus espectáculos hacían "más divertida la ciudad". Así, durante el siglo XIX hubo curiosas atracciones de feria como la mujer cañón, animales exóticos o figuras de cera, mientras que la Comparsa de Gigantes estrenaba cabezudos, kilikis y zaldikos. Por otro lado, la ausencia del doble vallado en el encierro ocasionó que en numerosas ocasiones los toros se fugasen por las calles de la ciudad.

Con el siglo XX los Sanfermines alcanzaron su máxima popularidad. La novela "The sun also rises" ("Fiesta"), escrita por Ernest Hemingway en 1926, animó a personas de todo el mundo a participar en las fiestas de Pamplona. Además, en este último siglo se incorporaron nuevos elementos como el Riau-Riau, suspendido desde 1991, el Chupinazo, o el programa cultural.

 

Historia de... El santo

  El culto a San Fermín en Pamplona es anterior a la celebración e los Sanfermines, y su imagen sigue siendo el eje principal sobre el que gira esta fiesta universal. La tradición cuenta que el presbítero Honesto llegó a la Pamplona romana en el siglo III enviado por San Saturnino para evangelizarla, y que el senador Firmo se convirtió al cristianismo junto con toda su familia. Su hijo Fermín fue bautizado por San Saturnino en el lugar que hoy se conoce como el "pocico de San Cernin" y ordenado sacerdote en Toulouse (Francia).  Volvió a Pamplona como obispo y murió decapitado en Amiens, lugar donde bautizó a más de 3.000 personas.

Según la tradición, San Fermín fue el primer obispo de Pamplona, aunque su culto no consta documentalmente hasta el siglo XII, importado de Amiens en cuyas letanías figuraba desde el siglo VIII. Actualmente es co-patrón de Navarra junto a San Francisco Javier y patrón de las cofradías.

 

Programa de actos

En los Sanfermines, la fiesta se hace en la calle. La espontaneidad se mezcla con el programa de actos. En cualquier rincón del centro de Pamplona y a cualquier hora, encontrará infinidad de actuaciones para todos los gustos y públicos: el encierro para los más atrevidos, la procesión para los más devotos, los Gigantes y Cabezudos para pequeños y grandes.

El chupinazo

 

 

El cohete anunciador de las fiestas de San Fermín se conoce como chupinazo. A las 12 en punto del día 6 de julio miles de personas llenan la Plaza Consistorial de Pamplona hasta que no cabe ni un alfiler. Con una emoción contenida acompañada de cantos, gritos y vítores, la multitud en blanco y rojo espera a que un miembro de la Corporación Municipal encienda la mecha del cohete. Al grito de "Pamploneses, Viva San Fermín, Gora San Fermín" la emoción estalla y miles de pañuelos rojos se agitan dando la bienvenida a nueve días de fiesta sin igual.

Las Vísperas y el Riau-Riau

El 6 de julio a las 20 horas tienen lugar las solemnes vísperas en honor a San Fermín en la iglesia de San Lorenzo. Su historia se remonta al siglo XV y cuenta con un rico repertorio musical. A este acto asiste la Corporación municipal vestida de gala, a pie desde el Ayuntamiento, en una marcha acompañada por cientos de mozos al son del "Vals de Astrain", de cuyo estribillo surgió el nombre de Riau- Riau. En sus primeras décadas, la duración del acto era de una hora y con el paso de los años la marcha fue haciéndose más lenta, incluso interrumpida, por lo que el acto fue suspendido durante varios años, siendo recuperado para este año 2012.

La procesión

 

 

El 7 de julio es la festividad de San Fermín. A las 10 de la mañana tiene lugar la Procesión, un acto multitudinario muy querido por los pamploneses. Junto a las autoridades civiles y eclesiásticas, una multitud acompaña al Santo por algunas calles del Casco Antiguo de Pamplona. Es el momento para la tradición y la devoción. La imagen que se venera es una talla del siglo XV realizada en madera y revestida en plata en 1687. En el óvalo del pecho se guardan reliquias de San Fermín.

Las Dianas

Las dianas son el recorrido diario de La Pamplonesa, la banda de música municipal, por las calles del Casco Viejo. A las 6:45 de la mañana parte del Ayuntamiento y deleita a un variado público formado por los más madrugadores, los que aún no han ido a dormir o por los corredores del encierro, entre otros.

El encierro

El Encierro es el acto central de los Sanfermines y convierte a estas fiestas en un espectáculo inimaginable en cualquier otro lugar del mundo.

Gigantes y cabezudos 

 

La conocida como Comparsa de Gigantes y Cabezudos es una corte de reyes, precedida por su escolta de cabezudos, kilikis y zaldikos (caballos). Son 25 figuras de cartón piedra que cada mañana recorren el centro de la ciudad.

Los gigantes son las figuras más antiguas. Datan de 1850 y sobre el bailador alcanzan los 4,20 metros de altura con un peso que oscila entre los 59 y los 64 kilos. Se componen de cuatro parejas formadas por un rey y una reina que representan a América, África, Europa y Asia, y bailan al son de la gaita y el tamboril.

Los kilikis, representan al cortejo de ediles y su misión es asustar y divertir al pueblo. Estas seis figuras están armadas con unas vergas de espuma y golpean y persiguen cariñosamente a los más pequeños. Se les conoce con nombres tan variopintos como Coletas, Patata, Barbas, Verrugas, Napoleón y Caravinagre. Los zaldikos, que en euskera quiere decir "caballo", son seis figuras de cartón piedra llevados por mozos vestidos con un traje rojo y dorado. También portan vergas. Los cabezudos preceden a los gigantes y son los personajes más serios de la comitiva. Llaman la atención por sus grandes cabezas y sus nombres son: Japonés, Japonesa, Concejal, Abuela y Alcalde.

Peñas

Las peñas son grupos de amigos incondicionales de las fiestas de la ciudad que nacieron por y para los Sanfermines. Su protagonismo es total en la corrida de toros. Tienen sus localidades en el tendido de sol, y con sus himnos, vestimenta, escudos y pancartas confieren un ambiente especial a la plaza. Tras la corrida, acuden todas juntas hasta la Plaza del Castillo desde donde inician su recorrido por separado por las calles más céntricas de la ciudad.

Su presencia no se ciñe a la corrida de toros, sino que su música y animación está en la calle durante todo el día. En sus desfiles es elemento indispensable su pancarta en la que se retratan episodios de la vida de la ciudad. Además, sus locales (en la calle Jarauta y alrededores) se convierten en estas fechas en estupendos bares donde poder beber, bailar y divertirse las 24 horas del día.
En total son 16 peñas. La más antigua es La Única, fundada en 1903. El resto de peñas son Muthiko Alaiak, El Bullicio Pamplonés, La Jarana, Oberena, Aldapa, Anaitasuna, Los del Bronce, Irrintzi, Alegría de Iruña, Armonía Txantreana, Donibane, La Rotxa, 7 de Julio San Fermín, San Jorge y El Txarko.

Aunque las peñas nacieron por y para la fiesta de San Fermín, sus componentes se reúnen y organizan diversos eventos gastronómicos, culturales y deportivos a lo largo de todo el año.

Espectáculos

Sin lugar a dudas, en Sanfermines la fiesta es y está en la calle, donde es posible disfrutar de una infinidad de espectáculos, muchos de ellos gratuitos. Suelen repetirse cada año, pero conviene consultar el programa para saber la fecha y la hora. 

 

Muchos actos animan las mañanas sanfermineras. El día 6 de julio se celebra un gran festival folklórico en la plaza de los Fueros. En esta misma plaza durante varios días podrá disfrutar de una exhibición de deporte rural vasco. En el Parque de la Media Luna hay representaciones de cultura vasca y en el Bosquecillo todos los días a las 20:30 horas de la tarde actúan grupos de baile y música de las casas regionales. En la plaza de toros, además de las famosas corridas, otros actos como la corrida vascolandesa o el concurso de recortadores de novillos atraen a un numeroso público.

En la Plaza de Conde Rodezno los niños pueden disfrutar de los espectáculos que se organizan para ellos. A los aficionados a los caballos les espera la Feria de Ganado que se celebra el día 7.

Por supuesto, en la noche también hay espacio para los espectáculos: el toro de fuego, bailes, fuegos artificiales, conciertos, etc., llenan y animan los rincones de las calles del centro de Pamplona.

Música y conciertos

La música inunda la ciudad durante todas las fiestas, y aunque la mayor parte surge de manera improvisada, el programa oficial también reserva un espacio importante para los conciertos y las verbenas. Así, el Ayuntamiento programa todos los días, excepto el 7 de julio, conciertos en los jardines de la Taconera. De entre los conciertos matinales destaca el alarde de txistularis interpretado por músicos profesionales. En este concierto se suman al txistu otros instrumentos como silbotes, trompetas, trompas, trombones, tubas y acordeones. Además, son innumerables las expresiones musicales que toman la calle y por la noche no faltan las clásicas verbenas y los conciertos al aire libre de grupos de actualidad.

La feria de atracciones

La feria de atracciones, también conocida popularmente como "Las Barracas", se instala en el Recinto Ferial. Alrededor de un centenar de ellas acuden en los Sanfermines a Pamplona. La feria acoge carruseles infantiles, audaces atracciones, bares y restaurantes, puestos de churros, tómbolas, etc. Un ambiente de fiesta y color se respira por todas partes.

Fuegos artificiales

Del 6 al 14 de julio a las once de la noche, cuando la fiesta nocturna empieza a mostrar todo su esplendor, tiene lugar en la ciudadela un espectáculo de luces multicolores y estruendo que atrae a cientos de pamploneses y visitantes. El día 7, con motivo de la festividad de San Fermín, se ofrece un espectáculo piromusical. El mejor patio de butacas lo ofrece el parque de la Vuelta del Castillo, con su mullida hierba sobre la que muchos aprovechan para dar un descaso al cuerpo y disfrutar del espectáculo para luego continuar la fiesta.

Pobre de mí

Es el último acto oficial de la fiesta. Los pamploneses, provistos de velas, se concentran el 14 de julio a las 24,00 horas en la Plaza Consistorial, para despedir las fiestas e iniciar la "cuenta atrás" de los próximos Sanfermines.

El alcalde, desde el balcón consistorial, despide oficialmente las fiestas y convoca a todo el mundo a participar en las del año próximo, mientras se dispara una traca de cohetes desde la contigua Plaza de los Burgos. A pesar de que es el último acto oficial, el ambiente y la fiesta se prolonga toda la noche.

El "Pobre de mí" toma su nombre de la canción que se entona durante toda la noche: "Pobre de mí, pobre de mí, que se han "acabao" las fiestas de San Fermín.

Fotos cedidas por el Gobierno de Navarra.